MENOS ES MÁS

CABALÁ PARA TODOS

Durante el período del Virus, muchos empleados tuvieron que quedarse en casa. Es cierto que el salario de desempleo que pagan los países es menor que el salario que ganaban antes, pero lo suficiente para sobrevivir.

Debido a esto y a toda la situación mundial ( en todos los ámbitos) la gente simplemente ha perdido el deseo de trabajar. ¿por qué no? 

Estamos llegando por fuerza mayor a la conclusión de que una persona además de trabajar debe tener tiempo, inteligencia, vigor, para hablar sobre la vida familiar, sobre la vida de la nación, sobre el futuro del mundo. El tiempo para que la persona piense en cómo organizar su vida y la vida de los que nos rodean en la mejor forma posible sin tener que ir en contra de las  leyes de la naturaleza que nos manejan.

TRABAJAR PARA VIVIR O VIVIR PARA TRABAJAR
TRABAJAR PARA VIVIR O VIVIR PARA TRABAJAR

En cierto modo, debemos agradecer a la crisis del virus. Por fin estamos empezando a darnos cuenta de que no debemos trabajar como esclavos. Y que para poder seguir las leyes de la naturaleza que nos gobiernan (la ley del amor al prójimo) Debemos organizarnos entre nosotros los habitantes de este mundo de manera tal que la meta no sea acumular horas de trabajo sino que debemos trabajar para poder vivir teniendo suficientes horas para estar con nuestras familias y ser útiles de manera positiva a la sociedad, ayudándonos a crecer espiritualmente con respeto y amor. Este será nuestro nuevo trabajo: aprender a ser amables los unos con los otros y a respetar las leyes de la naturaleza correctamente. 

El mundo lo necesita y está en nuestras manos.

Related Posts