CABALA PARA TODOS

UNA VIDA LLENA DE EXPERIENCIAS

 

Las experiencias por las que cada uno pasa durante su vida son un asunto subjetivo. Cada persona tiene un tipo de almacén interno donde se acumulan impresiones de todas sus experiencias vividas, y se procesan de acuerdo con fórmulas internas e impresas en cada uno de nosotros .

Cada persona pasa por un cierto conjunto de experiencias en su vida que lo convierten en quien es. ¿Estas experiencias por las que pasamos son accidentales? ¿Podemos entender realmente las experiencias por las que otras personas pasan?

Si a esta acumulación de experiencias vividas le agregamos los datos innatos de la persona y los efectos ambientales que sufrió durante su vida, como el hogar donde creció y la educación que recibió,  recibiremos un sistema único de percepción de la realidad, que está constantemente aprendiendo y cambiando.

Cada persona es especial, cada persona tiene un elemento diferente en el sistema general del alma, Y cómo no todos estamos construidos igual es por eso que no logramos comprender al prójimo, porque no podemos sentir lo que el otro ha sentido al pasar  por cada experiencia de vida

¿QUE ES UNA EXPERIENCIA DIVINA?

Según nos explica la cabala una experiencia divina es “ Otorgamiento”, es decir, sentir lo que está fuera de mí. Sentimos una experiencia divina dando con amor, y saliendo de mi ego hacia los demás. Esto requiere una gran cantidad de desarrollo y práctica, pero si uno aprende a hacerlo, uno comienza a sentir al otro y a experimentar la realidad que el otro vive realmente. Esa conexión entre todos por encima de nuestro ego, y en estado de otorgamiento al prójimo es llamado “Mundo Supremo”. Todo lo que experimentamos en nuestras vidas físicas es solo para que podamos llegar a estas experiencias, que se definen como la vida espiritual.

“Al igual que el cuerpo humano se divide en órganos, y todos están enlazados entre sí, y todos son un solo cuerpo, de la misma forma en el mundo, todos somos órganos de un mismo mundo relacionados unos con otros, y cuando todo se corrija será el mundo un solo cuerpo (El libro del Zohar con la interpretación de “Baal Hasulam”, Parshat Toldot, III).

 

Related Posts